Conversar en whatsapp
Conversar en whatsapp
El portal de la decoración y las manualidades
Caligrafía y Papel

Nociones Elementales De Uso De La Pluma

Nociones Elementales De Uso De La Pluma

Los comics por lo general se dibujan a tinta debido a la simple razón que los procesos de impresión también dependen de la misma. Y por que así se reducen los posibles problemas de reproducción, independientemente de la calidad del papel, dado que la tinta es el único medio por el cual se obtiene un negro absoluto (el lápiz común es más bien de color gris; y el carboncillo aunque es negro, produce trazos que revelan mucho la textura del papel).


Aunque existen una gran variedad de bolígrafos, plumines, marcadores y plumones, la herramienta más recurrente para entintar sigue siendo la pluma artística.

La pluma está conformada de 2 partes: una punta metálica llamada plumilla y un cuerpo de plástico o madera denominado manguillo. Las plumillas están disponibles en una gran variedad de formas (puedes comprarlas sueltas o en paquetes surtidos), para usos diversos que van desde el dibujo cartográfico hasta la carpetería española y la caligrafía. La mayoría de los entintadores de comics prefieren las plumillas tipo crowquill o las delgadas de caligrafía, porque bastan giros, inclinaciones o ligeras presiones para variar los grosores de los trazos, sin que sean demasiado exagerados. Las hay de cobre y latón, que son las más baratas, livianas y flexibles, pero también las más vulnerables al óxido. Las hay también de acero, un poco más resistentes, siendo más caras las de acero inoxidable. Las que se consideran mejores marcas son las Guillot, las Hunt y las Sterbrook. Ahora que si lo deseas puedes fabricar tus propias plumas usando un cortaplumas y plumas de pato o ganso, pero eso ya es verse muy rústico.

 

 

En cuanto a manguillos, la única condición es elegir siempre el que mejor se adapte a tu mano y que embonen bien con la plumilla. Los manguillos son de lo más barato así que si usas varias plumillas lo idóneo es comprar uno para cada una.

 

Si estás dispuesto a gastar un poco de más de dinero vale la pena que compres una pluma fuente. Las hay de varios modelos, formas y tamaños, sólo toma en cuenta que las hay de 2 tipos: las que requieren cartuchos desechables de tinta (más económicas),y las que se recargan manualmente (más costosas y delicadas). Ambas tienen la desventaja de depender usualmente sólo de tinta de escritura, la cual no suele ser impermeable, pero a cambio, la pluma fuente es muy limpia, cómoda y práctica, especialmente si tienes bastante soltura en tu trazo.

 

Notarás que la plumilla tiene un agujero y un corte. En el agujero se almacena una gota de tinta, la cual fluye por el corte hacia la punta. Es por eso que hace falta cuidar la plumilla y no presionarla demasiado o dejarla caer sobre su punta, pues puede deformarse y quedar inútil.Observa la imagen: si tu plumilla queda así, mejor tírala y compra una nueva.

 

 

Al sumergir la pluma en el tintero basta con sólo introducir la punta hasta la mitad del hueco. Meter la pluma hasta el fondo sólo acarrea que la tinta se seque entre la plumilla y el manguillo, formando una costra que a la larga se hará dura como el concreto y facilitará la formación de óxido. Por otra parte, un exceso de tinta en la pluma deriva en un trazo involuntariamente grueso, más propenso a hacer manchones.

 

 

Para usar la pluma al dibujar, se recomienda tinta de la India o tinta china, por ser un poco más espesas que la tinta común de escritura. Si la tinta se escurre mucho sobre una plumilla nueva, límpiala, humedécela con saliva y espera a que se seque antes de sumergirla de nuevo en el tintero.
La tinta de la India es menos espesa que la china, pero tarda un poco más en secar, por lo que se recomienda discreción al usarla en papeles muy satinados o texturizados. La tinta china presenta la ventaja de secar más rápido, ser impermeable y resistente a la luz intensa prolongada, pero para algunos artistas resulta algo incómoda por su espesor.Es simple cuestión de que experimentes con la consistencia de tinta que te resulte más cómoda. Probablemente incluso tengas que experimentar con varias marcas de tinta antes de determinar cuál es la que te conviene.


Si deseas diluir la tinta, basta con que agregues unas 5 o 10 gotas de agua oxigenada o amoniaco al tintero. Para espesarla, deja el tintero destapado uno o dos días. Independientemente de gustos particulares la consistencia idónea debe ser como la de la leche (si es más diluida, es muy difícil hacer trazos largos o con variaciones de grosor).

 

Para usar una pluma —sea pluma fuente o plumilla—, siempre traza “de costado”, inclinando siempre el manguillo hacia la dirección de tu trazo, como deslizándote sobre el papel.Si dibujas “de frente”,o en general empujando tus trazos, es fácil que claves la pluma en el papel y rasgues sus fibras maltratando por igual pluma y papel.

 

 

¡Traza siempre con suavidad! Si bien la pluma requiere menos delicadeza a comparación del pincel, aún así tampoco se trata hacer mucha presión —un error muy frecuente es presionar igual que si fuera un lápiz. Si eres de mano pesada o quizá un poco impaciente, tal vez te convenga más usar plumones, estilógrafos y/o pinceles desechables. Haz siempre primero varios trazos de práctica con diversas plumas, experimenta libremente hasta que encuentres el material que te sea más cómodo para trazar y hacer efectos —y ya que te sientas seguro, lánzate a entintar un dibujo. No te desanimes si al principio no logras los resultados deseados: el arte en general es un 10% de inspiración y técnica, y un 90% restante de pura práctica.

 

Al terminar de dibujar lava bien la pluma con agua para que no queden residuos de tinta, sécala con una franela y guárdala verticalmente con la plumilla hacia arriba en un portalápices.Los estuches horizontales no son muy recomendables, ya que la punta de la plumilla puede golpearse con las paredes del estuche.
La pluma fuente no requiere lavarla si la usas con cierta regularidad, pero sí es muy importante que la tapes bien para que no se le seque la tinta en la punta. Si va a pasar un tiempo prolongado (más de un par de semanas) entre uso y uso, conviene darle limpieza con alcohol o un solvente de tinta (agua no, por el riesgo de oxidación) para evitar costras de tinta.



Fuente: http://cadete-kamikaze.livejournal.com/42082.html



Titulo..

Mensaje..

×


Aceptar


Aceptar